Compartir

Cómo bañar a un recién nacido con el cordón umbilical

 
Por Sheila Peón. 24 febrero 2020
Cómo bañar a un recién nacido con el cordón umbilical

Cuando llega el momento de bañar a un recién nacido por primera vez, es un momento lleno de ilusión pero a la vez pueden surgir un montón de dudas. Es tan pequeño e indefenso que a lo mejor no sabes ni cómo lo vas a coger para que no se resbale, ni cuándo es el momento idóneo para empezar, sobre todo con el pequeño muñón que sobresale de su ombligo, el resto que aún le queda de su cordón umbilical que requiere una serie de cuidados específicos.

En este artículo de paraBebés vamos a ver cómo bañar a un recién nacido con el cordón umbilical, cuándo se le puede bañar por primera vez, los cuidados a realizar sobre el cordón umbilical, sabremos si se puede mojar o no el cordón umbilical durante el baño y cómo bañar a un recién nacido que aún tiene el muñón del cordón.

También te puede interesar: Cómo cuidar a un bebé recién nacido

Cuándo se baña al recién nacido por primera vez

No existe el día ideal para comenzar a dar un baño a tu bebé. Se puede empezar a bañarlo desde el primer día sin ningún problema, no es necesario esperar hasta que se le haya caído el cordón umbilical, mientras se realice con cuidado sobre todo en la zona del ombligo, con temperatura y productos adecuados y una serie de pautas para garantizar su seguridad. Mantener una buena higiene es importante, sobre todo en la zona de los genitales, que necesitan un aseo frecuente.

Al principio puede que el bebé llore, ya que es una experiencia nueva para él, pero no te agobies, con el paso del tiempo el momento del baño será un rato relajante y divertido para ambos.

Cuidados del cordón umbilical del recién nacido

El cordón umbilical requiere curas, ya que se trata de una herida que está cicatrizando. Se caerá en las dos primeras semanas de vida y para curarlo, te recomendamos seguir esta serie de medidas:

  • Primero lávate las manos correctamente.
  • Limpia el cordón umbilical con agua y jabón neutro. No es necesario aplicar ningún antiséptico, a no ser que nos encontremos en una zona donde no haya buenas medidas higiénicas, como es el caso de países en vías de desarrollo.
  • Seca muy bien para eliminar cualquier resto de humedad.
  • Se puede envolver el muñón con una gasa limpia, cambiándola frecuentemente y siempre que se necesite.
  • Dejar el pañal doblado para evitar que roce el cordón. Este debe de quedar fuera del pañal, así también evitamos que se moje con orina o con deposiciones.

Aquí encontrarás más información sobre Cómo curar el ombligo de un recién nacido.

 

¿Se puede mojar el cordón umbilical del recién nacido?

La respuesta es sí. Efectivamente, el cordón umbilical se puede mojar durante el baño, durante la higiene en general o durante las curas, pero con la precaución de secarlo muy bien después.

Si no se realiza una buena higiene del cordón o se mantiene húmedo puede llegar a infectarse. Habrá que consultar al pediatra si observamos cualquier signo de infección, como supuración con mal olor, enrojecimiento e hinchazón de la zona, fiebre, decaimiento general del bebé, etc. Aquí encontrarás los síntomas de un cordón umbilical infectado que te ayudará a identificarlo.

 

Cómo bañar a un recién nacido con el cordón umbilical

A continuación te detallamos una serie de pasos para que los primeros baños del bebé se realicen de manera correcta y que no emprendan riesgos para el niño o la niña:

  1. Lo primero antes de comenzar con el baño es preparar los enseres que se vayan a utilizar, para poder tenerlo luego todo a mano.
  2. Controla la temperatura, ya sea utilizando un termómetro o sumergiendo tu propio codo en el agua. Esta debe rondar los 35-36°C para evitar quemaduras o quedarse frío.
  3. Utiliza productos que respeten la delicada piel de los recién nacidos, como los jabones de pH neutro, las esponjas especialmente diseñadas para ellos, y cuantos menos productos con químicos se utilicen, mejor.
  4. Mantén una buena posición para que tu espalda no se resienta y coge bien al bebé de manera que no sea posible que se resbale. Puedes pasar tu brazo por su nuca hasta llegar a tenerlo agarrado por debajo de su axila, apoyando su cabecita en ti.
  5. Ten especial cuidado con el ombligo, no se tiene que frotar para evitar sangrados. No es necesario pasar la esponja por esta zona. Simplemente se debe utilizar agua y un poco de jabón neutro. La cura se pospone para después del baño.
  6. Seca muy bien. Es importante no dejar humedad, en especial sobre los pliegues del cuerpo y en la zona del cordón umbilical.
  7. Evita las corrientes de aire y la pérdida de calor para que el bebé no se resfríe.
  8. Nunca le dejes solo, aunque esté tumbado en el asiento especial para bañera del que creas que no se va a caer. Mucha precaución, ya que en unos pocos segundos un bebé se puede ahogar en una pequeña cantidad de agua.

Aquí encontrarás otra información sobre el baño de los bebés.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo bañar a un recién nacido con el cordón umbilical, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Cuidados del bebé.

Bibliografía
  • Asociación Española de Pediatría. 2018. Aseo en el recién nacido.
  • Asociación Española de Pediatría. 2013. Guía práctica para padres desde el nacimiento hasta los 3 años.
  • Fernández Goula Pfaff, E.; 2016. El baño del recién nacido.

Escribir comentario sobre Cómo bañar a un recién nacido con el cordón umbilical

¿Qué te ha parecido el artículo?

Cómo bañar a un recién nacido con el cordón umbilical
Cómo bañar a un recién nacido con el cordón umbilical

Volver arriba