Compartir

Cómo ayudar a mi bebé a adaptarse a la guardería

 
Por Eva Martínez Fierro. 5 diciembre 2019
Cómo ayudar a mi bebé a adaptarse a la guardería

En el momento de llevar a nuestros hijos a la guardería nos surgen un montón de dudas y se crea una mezcla de sentimientos en nuestro interior: nervios, miedo, incertidumbre… ¿estará bien? ¿llorará mucho? ¿sabrán entender a nuestro bebé cuando le pase algo? Después de haber pasado unos meses sin prácticamente separarnos de él, tenemos que dejarle en manos de unos desconocidos y, aunque sabemos que van a estar fenomenal y que van a aprender muchas cosas, también somos conscientes de que los primeros momentos pueden ser duros para ambos y que a nuestro pequeño a lo mejor le cuesta adaptarse a la nueva rutina.

En este artículo de paraBebés vamos a ver cómo podemos ayudar a nuestro bebé a adaptarse a la guardería, cuánto tiempo tardará en hacerlo y qué podemos hacer si no lo consigue.

Cuánto dura el periodo de adaptación en la guardería

El período de adaptación es un tramo de tiempo en el que los niños entran en contacto con un entorno muy rico en estímulos, donde va a pasar gran parte del día. La duración de este período es variable, dependiendo de lo que establezca cada centro en particular.

Hay guarderías o escuelas infantiles que no hacen período de adaptación y los niños acuden allí desde el primer día todas las horas que vayan a estar habitualmente, pero son pocas las que inician la escolarización así. Por lo general, comenzarán acudiendo media hora, luego una hora, dos horas… según el criterio de la maestra tutora del aula y se dedicarán entre una y dos semanas al periodo de adaptación para que los bebés y niños se acostumbren al lugar, a la rutina, a los materiales y a los compañeros. ¿Pero este tiempo es necesario para todos los niños y niñas? ¿Todos necesitan el mismo tiempo? Vamos a verlo a continuación.

Cuánto tarda un bebé en adaptarse a la guardería

Cada niño es un mundo y, al igual que cada uno lleva un ritmo diferente de desarrollo, no podemos globalizar y pensar que todos los bebés necesitan el mismo tiempo exacto para conseguir los mismos objetivos, como es en este caso el adaptarse a la guardería. Habrá niños que no necesiten período de adaptación y desde el primer día se sientan cómodos y seguros en el nuevo entorno, y habrá otros que necesiten unas horas, días o incluso semanas para hacerlo.

Cuánto tarde el bebé a adaptarse a la guardería dependerá de muchos factores. No quiere decir que los padres estén haciendo algo mal, sino que va intrínseco en la personalidad de cada uno y de que tienen un apego más marcado con sus personas de referencia. Además, no todos están pasando por el mismo momento madurativo y hay periodos que puede ser más difícil esta adaptación. Por ejemplo, entre los 8 y los 9 meses los bebés están pasando por la angustia de separación, una etapa en la que empiezan comprender que no son una extensión de su mamá y empiezan a identificarse como personas independientes. Normalmente la gente se refiere a este proceso como “mamitis”, sin conocer los motivos que le hacen querer estar sin separarse de su figura de apego. Por ello, algunos defienden que es mejor empezar la guardería antes de esta etapa.

Si a nuestro hijo le cuesta más tiempo adaptarse a la escuela infantil, deberemos tener un poco más de paciencia y respetar sus tiempos hasta que se sientan seguros.

Mi hijo no se adapta a la guardería, ¿cómo puedo ayudar?

Las bajas de maternidad y paternidad son excesivamente cortas. En 2019 en España, el permiso por maternidad y paternidad es de 16 semanas. En la mayoría de los casos, las familias tienen que recurrir a escolarizar a los niños a edades muy cortas, siendo la más temprana los 4 meses. Muchos bebés deben acudir y adaptarse a la guardería pasados los primeros 4 o 5 meses.

Con tan solo esos meses de vida, los bebés deberían estar en casa con su familia, creciendo y desarrollándose en ese entorno. Hasta que las leyes no cambien, la situación nos obliga a desprendernos de nuestros bebés demasiado pronto y debemos tener en cuenta de que el período de adaptación no es solo para los niños. Los padres y los profesionales educativos implicados también necesitan habituarse a los cambios que se produzcan.

Esta etapa puede manifestar comportamientos diferentes en el hogar por parte de los niños y niñas, como no querer comer, estar más irritable, estar más nervioso, llorar más, tener más rabietas… y debemos darles nuestra comprensión y explicarles las cosas detenidamente anticipándonos a las cosas que van a pasar. Para ello, es fundamental una buena comunicación bilateral con el centro educativo para trabajar juntos en la misma dirección. A continuación, vamos a exponer unos consejos para hacer más fácil este cambio.

Consejos para adaptarse a la guardería

Para tener un período de adaptación exitoso, podemos trabajar ciertos aspectos con el bebé desde casa. Tanto si a tu bebé le cuesta adaptarse a la guardería como a modo de prevención si tienes pensado llevarle, los siguientes consejos pueden ser de utilidad:

  • Establecer rutinas: las rutinas dan seguridad a los niños y, si se siguen correctamente el niño sabrá perfectamente lo que va a hacer en cada momento, interiorizando el hecho de que en la guardería no se va a quedar para siempre, sino que vamos a ir a recogerle pronto y mientras se lo puede pasar genial y aprender cosas nuevas.
  • Entorno: pasear con él por los alrededores de la guardería y, a ser posible, acudir días antes para que conozca el aula y al maestro o maestra que estará con él.
  • Acompañamiento: entrar con él en el aula y explicarle que mamá o papá tienen que trabajar y hacer cosas, que cuando acaben volverán a buscarle. Tenemos que evitar salir cuando están distraídos “para que no se enteren” porque tendrán la sensación de abandono.
  • Cuentos o canciones: contar cuentos o cantar canciones a nuestro bebé relacionados con la escuela infantil, enfatizando lo bien que se lo va a pasar con otros niños.
  • Vocabulario: otra forma de mejorar la adaptación los niños y niñas a la guardería es mediante la explicación: hay que remarcar a los niños y niñas que su estancia en la guardería es temporal y que iremos a buscarlos pronto.
  • Paciencia: debemos tener mucha paciencia y entender que es un cambio muy grande para ellos que les crea un gran conflicto interno.

En definitiva, los ritmos de cada niño y sus circunstancias personales son muy diferentes, por lo tanto, no podemos comparar a unos bebés con otros y debemos ir paso a paso celebrando cada pequeño logro que consigan.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo ayudar a mi bebé a adaptarse a la guardería, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Educación infantil.

Bibliografía
  • Plata, A. (28 de febrero de 2011). Período de adaptación del niño a la guardería. Recuperado de: https://www.psicologabcn.es/periodo-adaptacion-guarderia/
  • Selmi, L., Turrini, A. (1999). La escuela infantil a los tres años. Madrid: Morata.
  • Soler, A. (3 de septiembre de 2018). Adaptación a la guardería: claves para ayudar a los peques. Recuperado de: https://www.albertosoler.es/adaptacion-guarderia-escuela-infantil/

Escribir comentario sobre Cómo ayudar a mi bebé a adaptarse a la guardería

¿Qué te ha parecido el artículo?

Cómo ayudar a mi bebé a adaptarse a la guardería
Cómo ayudar a mi bebé a adaptarse a la guardería

Volver arriba