Compartir

Botellas sensoriales para bebés

 
Por Eva Martínez Fierro. Actualizado: 29 julio 2020
Botellas sensoriales para bebés
Imagen: Understood.

Las actividades sensoriales son una serie de juegos con la que los bebés pondrán en práctica y desarrollarán todos sus sentidos a través de diferentes materiales. Las botellas sensoriales son uno de los recursos más usados y más fáciles de conseguir, ya sea en tiendas de puericultura o fabricándolas en casa.

En este artículo de paraBebés, vamos a ver para qué sirven las botellas sensoriales para bebés, cómo deben ser las botellas sensoriales para bebés, cómo hacer botellas sensoriales caseras y actividades que podemos realizar con las botellas sensoriales y con las que nuestros hijos e hijas disfrutarán.

También te puede interesar: Juguetes Montessori para bebés

Para qué sirven las botellas sensoriales

Las botellas sensoriales son un recurso lúdico y educativo que permitirán a los bebés, niños y niñas adquirir nuevas habilidades y fomentar su desarrollo. Entre sus beneficios encontramos los siguientes:

  • Estimulan sus sentidos, sobre todo el tacto, la vista y el oído. En este artículo puedes ver 60 actividades de estimulación paras niños y niñas.
  • Fomentan su curiosidad. El poder ver cosas a través del plástico transparente, los sonidos, los colores, etc., harán que no puedan parar de explorar todas sus funciones y conocer objetos que de otra forma serían peligrosos siendo tan pequeños.
  • Desarrollan tanto la motricidad fina como la motricidad gruesa. Las agarran, las transportan, las hacen rodar por el suelo, las apilan...
  • Mejoran su atención y concentración.
  • Promueven la relajación. Más adelante veremos cómo hacer actividades con botellas sensoriales destinadas a la relajación.

Como vemos, se trata de materiales muy recomendables para que jueguen nuestros hijos e hijas, pero deben cumplir ciertas características para que sean seguras. Vamos a verlas a continuación.

Cómo deben ser las botellas sensoriales para bebés

Las botellas sensoriales son recursos muy versátiles ya que aceptan casi cualquier tipo de material dependiendo el sentido o los sentidos que queramos potenciar. La base es una botella o un bote de plástico y, a partir de ahí, se pueden rellenar con lo que queramos.

Si las hacemos en casa, debemos tener en cuenta varios aspectos:

  • Materiales irrompibles o de plástico duro. Las botellas serán golpeadas, arrastradas, mordidas... deben estar hechas de materiales resistentes.
  • Cuanto más transparentes sean, mejor. Así, se podrán observar con total claridad los elementos de su interior.
  • Debemos tener en cuenta la edad para la que van dirigidas. Las de menor capacidad serán ideales para los bebés más pequeños y, las más grandes para niños y niñas más mayores.
  • No rellenarlas completamente de líquido. Harán que pesen mucho y sea muy difícil para ellos cogerlas.
  • Asegurarse de sellar bien la tapa o tapón, evitando así que puedan abrirse.

Una vez que tenemos claros los elementos de seguridad de las botellas sensoriales, podemos comenzar a fabricarlas. Sigue leyendo para conocer todas las posibilidades que tenemos.

Cómo hacer botellas sensoriales caseras

Las botellas sensoriales las podemos hacer de forma rápida y sencilla en estos simples pasos:

  1. Seleccionar el envase. Una vez seleccionada la botella o el bote, la limpiaremos bien por fuera para eliminar cualquier tipo de impureza
  2. Decidir la temática. Esto determinará el sentido o los sentidos que va a estimular.
  3. Elegir el relleno. Los materiales pueden ser muchos: pompones, cascabeles, globos de agua, jabón, purpurina, imanes, colorante, confeti...
  4. Sellar el tapón. Es uno de los aspectos más importantes que debemos tener en cuenta. Si no sellamos bien el tapón, corremos el riesgo de que se abra y sea peligroso para nuestro hijo o hija. Por lo tanto, debemos pegarlo con silicona líquida o una pistola termofusible y dejarlo secar bien antes de dárselo a nuestro bebé.

Como vemos, las botellas sensoriales tienen tantas opciones como imaginemos. Pero también es imprescindible que revisemos su estado antes de cada uso y jugar siempre bajo supervisión de un adulto.

Actividades con botellas sensoriales para bebés

Ahora que ya tenemos listas nuestras botellas sensoriales, vamos a ver cuatro ejemplos de juego que a los bebés les encantarán.

1. Los cascabeles

Esta botella sensorial será perfecta para los bebés más pequeños. La rellenaremos con cascabeles y pompones de colores para estimular los sentidos del oído y de la vista. La actividad se desarrollará de la siguiente forma:

  • Dejamos al bebé que coja la botella y la mire, la agite, etc., de forma libre.
  • A continuación, cogeremos nosotros o nosotras la botella y la moveremos cerca de uno de sus oídos suavemente y, después, repetiremos con el otro. Así, el bebé irá girando su cabeza en dirección a la fuente de sonido. Podemos hacer lo mismo sin agitar la botella para que fije su mirada y la mueva buscando los pompones de colores.

2. Los peces

Esta actividad sensorial va dirigida a bebés a partir de los 6 meses de edad, que ya se interesan por su entorno próximo y buscan moverse por él e interactuar con los objetos.

Llenaremos una botella pequeña con agua por la mitad, aproximadamente y añadiremos unas gotitas de colorante azul. Por otro lado, llenamos tres globos de agua mínimamente y les pegaremos dos ojos a los lados simulando que son peces. Los introducimos en la botella y ya la tendremos lista.

La actividad consiste en hacer rodar la botella por el suelo con el objetivo de que nuestro bebé se interese por avanzar hacia ella. Dependiendo de si nuestro bebé se mantiene sentado por sí mismo o no, podremos jugar a rodarla hacia delante o a rodarla hacia los lados.

3. Los imanes

Esta botella sensorial será muy atractiva para bebés a partir de 1 año de edad. En el siguiente artículo proponemos más de 20 juegos para bebés de 1 año. Rellenaremos una botella grande con limpiapipas hasta la mitad, un material de colores y alargado que está compuesto de metal y forrado con “lana” de colores.

Una vez rellena, cogeremos un imán y, desde fuera, jugaremos a mover los limpiapipas del interior. A los niños y niñas les encantará ver cómo pueden moverlos por donde quieran.

4. La botella de la calma

Las botellas de la calma son una herramienta típica del método educativo de María Montessori, una de las filosofías que se encuentra más en auge en la actualidad ya que respeta el crecimiento del niño y niña fomentando en todo momento su autonomía.

A través de estas botellas sensoriales, los niños y niñas lograrán calmarse en los momentos en los que no pueden controlar su frustración debido a la etapa de desarrollo en la que se encuentran. Concentrarse en los movimientos de la botella hará que se relajen y su rabieta se vaya pasando de una forma respetuosa y acompañada. Para hacer esta actividad solo necesitamos:

  • Una botella transparente
  • Pegamento líquido
  • Agua caliente
  • Purpurina

Mezclamos todos los ingredientes y sellamos el tapón. Cuando nuestro hijo o hija se encuentre nervioso o frustrado, podemos ofrecérsela para que la agite y poco a poco se calme. En este artículo ofrecemos 16 estrategias para calmar a un bebé.

Si deseas leer más artículos parecidos a Botellas sensoriales para bebés, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Actividades con bebés.

Bibliografía
  • Merina, E. (2018). Frasco de la calma.

Escribir comentario

¿Qué te ha parecido el artículo?

Botellas sensoriales para bebés
Imagen: Understood.
Botellas sensoriales para bebés

Volver arriba