Síntomas y tratamiento de la varicela en los niños

Varicela en bebés y niñosVaricela en bebés y niños

De todas las enfermedades que pueden presentarse durante los primeros años de vida, la varicela es una de las más frecuentes. La varicela en los más pequeños puede ser preocupante porque es muy contagiosa, pero también es controlable y no suele tener demasiadas consecuencias. Aquí te informaremos cómo podrás reconocerla.

La varicela en bebés y niños es muy común, y casi todas las personas la padecen cuando son pequeños, porque es muy contagiosa, y los médicos recomiendan tenerla cuando se es menor, ya que los riesgos aumentan cuando se la padece ya de adulto.
Básicamente, se trata de una infección originada por un virus que se hospeda únicamente en el ser humano.

Se transmite de dos maneras: a través del contacto físico entre una persona infectada y una sana, o mediante el aire. Esto explica por qué es normal que en los centros educativos, guarderías, colegios o en las familias se produzcan más contagios de varicela.

El principal síntoma de esta enfermedad son las erupciones en la piel, que comienzan como granos para transformarse luego en ampollas. Otras manifestaciones de la enfermedad son: dolores de cabeza, fiebre, y malestar general que en algunas ocasiones puede estar acompañado de vómitos.

De existir dudas sobre la enfermedad, el médico puede encomendar la realización de pruebas de diagnóstico; la más común es un cultivo que permite descartar otros males similares.

¿Cuál es el mejor tratamiento para la varicela? Para tratar la varicela en niños y bebés, los especialistas recomiendan el paracetamol. En ningún caso es aconsejable utilizar aspirina para disminuir la temperatura, ya que dicho medicamento aumenta la posibilidad de que aparezcan otras complicaciones.

La aspirina no debe emplearse en el tratamiento de la varicela; la razón es que diversos estudios la asocian al síndrome de Reye, una enfermedad que afecta al hígado y al sistema nervioso central y que se presenta comúnmente durante la infancia. Tampoco se recomienda usar medicamentos con ibuprofeno.

Aunque la fiebre puede disminuirse con paracetamol, la varicela tiene otros síntomas que pueden aplacarse con métodos caseros. La picazón causada por los granos y ampollas es muy molesta y puede aliviarse con baños frecuentes, preferentemente de inmersión.

Existen lociones que pueden utilizarse para contrarrestar el escozor; en casos complejos los médicos recetan antihistamínicos orales. Otra forma de aliviar la varicela es el uso de ropa de algodón, que ocasiona menos irritación al contacto con la piel que otros tejidos.

Por último, es fundamental que quien padezca la varicela evite rascarse, ya que de otra manera pueden aparecer marcas permanentes en la piel. En la mayoría de los casos, la varicela en niños no encierra otras complicaciones; sólo es necesario tomar las precauciones debidas y tener paciencia para superarla.

0  1  2  3  4 
257 usuarios ya han dado su opinión y el 91% dice que es útil.
Publicado hace 3 años en Salud infantil.

Artículos destacados

Mapa web

Grupo Intercom

Mapa web

No volver a mostrar Cerrar X

Recibe cada semana información útil sobre tu embarazo.