Sobre el cansancio y sueño excesivo durante el embarazo

El sueño en el embarazoEl sueño en el embarazo

Durante el embarazo suele sentirse más sueño de lo habitual. De hecho muchas mujeres sospechan que están embarazadas debido a que sienten cansancio y ganas de dormir en todo momento. Descansar, comer sano y realizar ejercicio moderado ayudarán a no sentir tanto cansancio y sueño en el embarazo.

El sueño en el embarazo se hace más perceptible durante el primer trimestre pues el cuerpo comienza a experimentar cambios, como la formación de la placenta (órgano que participa de las necesidades de respiración, nutrición y excreción del feto). Además, el organismo produce más sangre para poder enviar los nutrientes necesarios al bebé, por lo cual el corazón de la madre late más rápido. Durante este período es cuando se forman los órganos principales del pequeño, y este desarrollo demanda mucha energía del organismo materno.

El incremento en los niveles de la hormona progesterona durante los primeros tiempos del embarazo es otro factor que influye en el cansancio y el sueño en el embarazo. Esta hormona trabaja en las primeras semanas de la gestación, en la preparación del útero para la implantación del óvulo fecundado. 

Asimismo, las náuseas y vómitos de estos primeros meses también producen cansancio y sueño en el embarazo; el cuerpo necesita más descanso del habitual para recuperar fuerzas y energía.

Es normal ese estado de somnolencia, cansancio y pesadez en las extremidades durante las primeras semanas de gestación, por lo que debe descansar y responder a los pedidos del organismo; el mejor tratamiento para estos síntomas es el reposo.

A las mujeres que trabajan o que no son madres primerizas les es más difícil lograr este descanso adicional; aquí es fundamental la ayuda de la pareja, familiares y amigos para que la embarazada pueda tomarse un tiempo de tranquilidad absoluta y logre descansar.

Es importante encontrar un momento del día en el que la embarazada pueda dormir siesta; puede ser después del almuerzo, a media tarde o incluso antes de la cena. Esos momentos en que la casa está en silencio son ideales para dormir, aunque sea media hora, y recuperar energías. Si no es posible dormir siesta, otra opción es acostarse más temprano o levantarse más tarde de lo habitual.

Alimentarse de manera sana es muy importante. Se debe llevar una dieta sana y nutritiva, con alimentos ricos en hierro, calcio, ácido fólico y yodo, como verduras, frutas, lácteos, cereales y legumbres son fundamentales en la dieta de una embarazada, así como evitar las grasas, esto ayudará a tener más vitalidad y a no sentirse tan cansada durante el día.

Realizar ejercicio de forma moderada y acorde al estado físico de cada mujer favorece el aumento de energía, por lo que en la primera etapa del embarazo en la que prevalece el sueño, se puede optar por realizar yoga, caminatas o gimnasia en el agua para estirar los músculos cansados y recuperar fuerzas. 

El ritmo de vida deberá disminuir con el paso de las semanas, principalmente evitando el exceso de trabajo y factores estresantes. Es necesario escuchar al cuerpo, pues de él dependerá la salud propia y la del bebé.

0  1  2  3  4 
177 usuarios ya han dado su opinión y el 97% dice que es útil.
Publicado hace 2 años en Embarazo.

Artículos destacados

Mapa web

Grupo Intercom

Mapa web

No volver a mostrar Cerrar X

Recibe cada semana información útil sobre tu embarazo.