Semana 15 de embarazo

Los cambios en la futura mamá se hacen más evidentes, tu barriga crece y es posible que hayas engordado entre dos y cuatro kilos. No te preocupes porque es normal que aumentes de peso, pero controla lo que comes y no te excedas mucho, porque después del parto será más difícil volver a tu peso normal.

Semana 15 de embarazo 2

Recuerda que tus hormonas jugarán en tu contra, habrá momentos que estarás más sensible y puede que llores o te emociones más fácilmente, pero recuerda que es normal y tómalo con calma, la gente que tienes a tu alrededor te entenderá.

En esta semana los problemas como las náuseas y los vómitos han quedado atrás pero de vez en cuando puede aparecer un síntoma nuevo, como la sensación de tener la nariz tapada. Se debe al aumento del flujo sanguíneo en las membranas de las mucosas y a los cambios hormonales. De hecho, se le conoce con el nombre de “rinitis del embarazo”. Como consecuencia, algunas mujeres incluso pueden perder un poco de sangre por la nariz.

Semana 15 de embarazo 1

¿Qué cambios están ocurriendo en el bebé?

La piel de tu bebé ya está cubierta por un delgado vello, también llamado lanugo, que lo acompañará lo que queda de semanas de embarazo para ir desapareciendo totalmente a la semana 40 antes del nacimiento. Su principal función es la de proteger la delicadísima piel del bebé así como mantener la temperatura corporal en niveles constantes.

A partir de la semana quince el líquido amniótico que lo cubre y protege se hace más grande lo que le da más espacio para que pueda moverse con más libertad, si bien es probable que aún no puedas sentirlo. Aun así, de vez en cuando te causará hipo o te cortará un poco la respiración.

Durante estos días los huesos de su oído han comenzado a endurecerse por lo que ahora será capaz de oír los latidos de tu corazón así como escucharte respirar o hablar. Por tanto, habla todo lo que quieras con tu pequeño. Algunos padres deciden ponerle música pero en verdad la mejor alternativa son sus voces, sobre todo la de la madre ya que la escucha mejor.

El feto también será capaz de percibir la luz exterior. Sus párpados aún están fusionados y no puede abrirlos pero como su piel es casi transparente, si colocas una linterna en tu barriga, el bebé percibirá la luz y se moverá.

¿Tendré que hacerme la amniocentesis?

Durante estos días quizás el médico te ofrezca la posibilidad de realizar la amniocentesis, una prueba que se hace entre la semana 15 y la 18. En este test se extrae una muestra del líquido amniótico para analizarla e identificar los posibles defectos cromosómicos y genéticos. Esto se debe a que en este líquido flotan las células que se han desprendido del feto y éstas sirven para obtener un recuento de sus cromosomas. Además, también le indica al médico si el bebé está recibiendo suficiente oxígeno o si corre algún riesgo e incluso si existe algún tipo de infección intrauterina.

En verdad se trata de un examen de rutina que implica un nivel de riesgo muy bajo (apenas un 0,8%) por lo que la peor parte es la espera a la que se someten a los padres puesto que las células extraídas se deben cultivar durante un período que varía de dos a cinco semanas. La buena noticia es que la mayoría de estas pruebas dan negativas pero en muchas ocasiones se recomiendan cuando la madre tiene más de 35 años o si hay antecedentes familiares de trastornos genéticos.

La prueba en sí consiste en insertar una aguja muy larga en el útero para extraer la cantidad de líquido amniótico necesario. Obviamente, antes se realiza un escáner para determinar la posición del feto y la placenta y no dañarlos.

Lo que las mamás y papás preguntan...

¿Cuándo se me notará la barriga?

"Hola, Para todas un saludo enorme. Voy a cumplir mis cuatro meses de embarazo y no se me nota nada la barriga.Quisiera saber a qué tiempo se me notará. Soy de facción delgada, ¿será por eso que no se me nota?" Ver más

Consejo del Hospital San Juan de Dios para esta semana de embarazo:

Respeta las fechas de caducidad de los alimentos que se mantienen refrigerados, especialmente los embutidos poco curados, y evita patés refrigerados y pescado ahumado. Evita también consumir lácteos y derivados no pasteurizados y carnes frías no cocinadas. La bacteria Listeria puede crecer en estos alimentos y al estar embarazada eres más susceptible de sufrir una infección.

0  1  2  3  4 
495 usuarios ya han dado su opinión y el 96% dice que es útil.
Publicado hace 4 años en Embarazo.

Artículos destacados

Mapa web

Grupo Intercom

Mapa web

No volver a mostrar Cerrar X

Recibe cada semana información útil sobre tu embarazo.