Aprender a reconocer a un niño hiperactivo

¿Qué es la hiperactividad en niños?¿Qué es la hiperactividad en niños?

La hiperactividad es un trastorno de la conducta en el que los niños desarrollan una gran actividad motora, están en continuo movimiento, sin que exista un motivo particular para ello. Sin embargo, lo que causa mayores inconvenientes es el déficit de atención que acarrea, pues resulta más difícil de tratar que el exceso de movilidad.

La falta de atención es uno de los principales rasgos de los niños hiperactivos. Éstos se distraen fácilmente y están muy vulnerables a encontrar estímulos en todas partes, lo que les impide focalizarse. Por otra parte, les cuesta seguir las indicaciones que los adultos les proporcionan, dando la impresión de que no están escuchando mientras se les habla.

La hiperactividad puede causar importantes problemas a nivel educativo. En el colegio puede suceder que los niños hiperactivos tengan muchas tareas sin terminar, porque buscan evitar las situaciones que les demandan mucho esfuerzo mental.

A su vez, la hiperactividad los vuelve más impulsivos. Actúan y se expresan sin pensar, no pudiendo medir las consecuencias de sus actos. Esa impulsividad los mantiene muy activos: les cuesta quedarse quietos o sentados, buscando constantemente correr, saltar y moverse.

La relación de la hiperactividad en niños con los problemas de aprendizaje es estrecha. Esto se debe a las dificultades perceptivas que poseen, las cuales dificultan el normal procesamiento de la información. Generalmente, estos niños son desordenados, tienen faltas de ortografía y mala letra, y suelen leer salteándose palabras y líneas enteras.

La hiperactividad en niños es un trastorno con factores de origen genético-hereditarios, vinculados a los niveles bioquímicos del sistema nervioso del niño. Es decir, que los pequeños que padecen este trastorno suelen presentar niveles atípicos de los neurotransmisores que regulan el funcionamiento cerebral, inhibiendo y estimulando distintas acciones.

La detección de la hiperactividad se realiza por medio de una entrevista clínica, que incluye la observación del niño por parte del especialista, ya que no hay exámenes o técnicas específicas que permitan detectar de forma concreta y terminante la hiperactividad. 

Asimismo, para un acertado diagnóstico de este trastorno, la entrevista con el profesional debe ser detallada y en profundidad, contando con la participación de los padres del paciente para indagar acerca del entorno familiar, el funcionamiento social del niño y posibles antecedentes de hiperactividad.

Cuanto más específico sea el cuestionario que se realice, mayor será la posibilidad de descartar otros trastornos distintos a la hiperactividad en niños, pero que pueden compartir algunos síntomas o comportamientos, como ansiedad, depresión o simple mala conducta.

Aunque no existe una cura para este trastorno, la hiperactividad en niños puede ser tratada de distintas formas para que menores se adapten mejor a su entorno. Principalmente se conocen tres tratamientos de la hiperactividad: el farmacológico, el de modificación de conducta, y la combinación de ambos. Para implementar cualquiera de ellos es necesario contar con asesoramiento médico.

Por último, y como con cualquier dolencia o trastorno, resulta fundamental el apoyo y la compañía de los seres queridos para poder sobrellevarla mejor. La contención puede mitigar notablemente los efectos adversos de este trastorno en los niños.

Más sobre la hiperactividad infantil:

0  1  2  3  4 
100 usuarios ya han dado su opinión y el 97% dice que es útil.
Publicado hace 3 años en Salud infantil.

Artículos destacados

Mapa web

Grupo Intercom

Mapa web

No volver a mostrar Cerrar X

Recibe cada semana información útil sobre tu embarazo.