Por que deberias decir que si a la epidural
  • Compartir en:

Por qué deberías decir que sí a la epidural

Qué es y qué beneficios tiene para la madre y el bebé

Muchas mujeres quieren tener un parto completamente natural, pero a veces, por una u otra razón, no es posible y deben recurrir a alternativas que les ayuden a paliar el dolor. La idea de tener a un bebé sin necesidad de medicación es preciosa, pero lo cierto es que en algunos casos los medicamentos se convierten en nuestro mejor aliado, por lo que no debemos rechazarlos a la primera, ya que un trabajo de parto demasiado largo y doloroso no es bueno ni para el bebé ni para la madre.

Por qué deberías decir que sí a la epidural 1
Por qué deberías decir que sí a la epidural

¿Qué es la epidural?

La epidural es una medicación que se utiliza para bloquear la transmisión de los impulsos dolorosos hasta el cerebro, de esta manera se reduce considerablemente el dolor de la cintura para abajo, pero la madre siempre permanece consciente y no se pierde ningún detalle del parto. Gracias a la epidural se logra un parto mucho más sosegado, lo cual es beneficioso tanto para la madre como para el bebé.

El procedimiento para aplicar la epidural es bastante sencillo: basta insertar una aguja entre dos vértebras lumbares para pasar luego un catéter hasta el espacio epidural y después retirar la aguja. La mujer deberá adoptar una postura fetal de manera que las vértebras queden más expuestas y también deberá evitar cualquier tipo de movimiento que entorpezca la introducción del catéter en la zona, ya que esto sí podría ser peligroso.

Una vez que el catéter está colocado, se aplica paulatinamente la epidural a lo largo del parto, administrando pequeñas dosis de anestesia local y un narcótico. Gracias a esta medicación se calma el dolor, pero no se llegan a afectar los movimientos por lo que el parto puede transcurrir sin problemas, ya que la mujer continúa sintiendo las contracciones y puede pujar con la fuerza suficiente.

A partir de los primeros 10 o 20 minutos el medicamento comenzará a hacer efecto, por lo que la mujer podrá experimentar una ligera sensación de adormecimiento en la zona baja del cuerpo. Hay especialistas que prefieren aplicar la epidural un poco antes, desde que comienzan las primeras contracciones fuertes, pero otros prefieren utilizarla justo antes de comenzar el trabajo de parto, ya que así evitan que las contracciones se ralenticen. No obstante, nunca se administra cuando hay una dilatación de 8 centímetros o más, ya que en este punto la medicación ni siquiera tendría tiempo para actuar.

Los beneficios de la epidural para la madre y el bebé

  • El efecto calmante se puede dosificar. Se puede administrar durante todo el parto, regulando la dosis, lo cual permite mantener bajo control el dolor pero, a la misma vez, tener un parto lo más natural posible. De hecho, también puedes pedir que reduzcan la cantidad cuando llegue el momento de pujar para que puedas participar de manera más activa.
     
  • Te permitirá descansar. Las contracciones suelen durar varias horas, por lo que muchas mujeres llegan extenuadas al momento del parto. Sin embargo, con la epidural podrás descansar y ahorrar energías para pujar con más fuerza.
     
  • Facilita un estado de tranquilidad y relajación en la madre. Al no sentir un dolor tan intenso durante el parto, la mujer se siente más tranquila y relajada, por lo que hay mayores probabilidades de que sus constantes vitales se mantengan dentro de la norma, lo cual facilita el parto y evita complicaciones.
     
  • Fortalece el vínculo emocional con el bebé. Algunas madres refieren que al no experimentar el desgaste que conlleva un parto completamente natural, logran concentrarse mucho más en el bebé y estar atentas a cada paso, fortaleciendo así el vínculo afectivo.
     
  • Mejora el puntaje en el APGAR. Un estudio publicado en la New England Journal of Medicine ha demostrado que los niños que han nacido con la epidural muestran mejores resultados en el APGAR que aquellos a cuyas madres se les aplicó anestesia. Además, el riesgo de necesitar una cesárea también es menor, siempre y cuando la epidural se coloque tempranamente.
Otros artículos interesantes:
 
Publicado en Maternidad.

Deja tu comentario

Todavía no hay comentarios, sé el primero en comentar!

Para participar en la Revista de paraBebés es necesario identificarte como usuario o bien registrarte y validar tu cuenta en paraBebés.

Artículos destacados

Mapa web

paraBebés Grupo Intercom Enisa

Sobre paraBebés