Picaduras de medusas
  • Compartir en:

Picaduras de medusas: manifestaciones, tratamiento y prevención

Picaduras de medusas: manifestaciones, tratamiento y prevención

Hablar de medusas en estos días de tanto calor no pretende que recordemos picaduras pasadas si las hemos tenido y ni mucho menos que entremos en la playa mirando a un lado y a otro con temor. Si tenemos la suerte de vivir cerca del mar y disfrutar de un baño en este sofocante inicio de verano es un placer al que no debemos renunciar. Se trata sólo de recordar qué podemos hacer para prevenir y qué medidas son las adecuadas si se produce.

Las medusas son en su mayoría organismos marinos, aunque hay algunas especies de agua dulce. En determinados periodos del año, especialmente en primavera y verano, las medusas son arrastradas hacia la costa.En las costas españolas pueden encontrarse cuatro especies de medusas; las medusas más comunes son la Pelagia noctiluca (fig.1), Chrysaora hysoscella Rhizostoma pulmo y Cotylorhiza tuberculata.

Picaduras de medusas: manifestaciones, tratamiento y prevención 1

Una de las principales características de las medusas es que poseen unas células urticantes conocidas con el nombre de cnidocistos o nematocistos, que alcanzan su máxima concentración en los tentáculos. 

Se disparan por simple contacto o por cambios de presión o temperatura (la temperatura corporal normal de los humanos es suficiente para generar un disparo). Los accidentes se producen con mayor frecuencia al contactar accidentalmente con ellas durante el baño en el mar, a pesar de que el contacto se suele producir con medusas ya muertas o con restos de ellas. Después de un temporal, pueden quedar varadas sobre la playa y producir sintomatología al ser pisadas o tocadas con las manos o pies.

Manifestaciones sistémicas

El contacto con los tentáculos de las medusas causa lesiones cutáneas y, excepcionalmente, manifestaciones sistémicas.  La primera sensación en el momento de la picada es muy similar al dolor causado por la quemadura de un cigarrillo.  En una segunda fase, las erupciones pueden ser persistentes o recurrentes (semanas o incluso meses) y causar una sintomatología general con calambres, náuseas o vómitos. La evolución normal y espontánea es hacia la remisión de la afectación cutánea en pocos días, aunque en algunas personas el dolor persiste durante semanas. 

Las primeras reacciones al veneno son más tóxicas que alérgicas, ya que el dolor ocurre inmediatamente después de la incidencia. Cuanto más rápido pasa el veneno a la sangre, más rápida es la aparición de los síntomas sistémicos. Las reacciones tardías son de tipo inmunológico. La respuesta anafiláctica es más probable en caso de repetirse el accidente y es más intensa cuanto más próxima ha sido la primera picada (en el mismo verano).

Tratamiento

Una vez se ha producido la picadura, las medidas a tomar son, por este orden, las siguientes: 

• Procurar no rascarse ni frotar sobre la zona en la que se nota el resquemor o el dolor intenso;

• Enjuagar el área con agua de mar.  El agua dulce podría empeorar. Evitar refregar el área, que también podría empeorar la situación.

• Al haber tantos tipos de aguijones de medusa, es de gran ayuda empapar el área de la piel con vinagre entre 15 y 30 minutos. 

• Salir del agua y procurar apartar de la piel los restos de tentáculos si son visibles, a ser posible con guantes o pinzas. 

• Usar una tarjeta de crédito para raspar y sacar los aguijones que aún quedan en la piel. Si cuenta con ellas, colocar crema de afeitar o una pasta de agua de mar y bicarbonato de sodio en el área. Luego raspar para sacarlos (como afeitando). 

• Consultar con el médico. El uso de determinadas cremas o analgésicos puede ayudar a mejorar. 

Se debe llamar a una ambulancia de inmediato si la persona que fue picada:

• Tiene problemas para respirar o tragar;

• Tiene la lengua o los labios hinchados o le ha cambiado la voz;

• Tiene un dolor fuerte o en general no se siente bien;

• Tiene aguijones en gran parte del cuerpo;

• Fue picada en los ojos o en la boca. 

4.  Prevención

 

Cualquier tipo de barrera natural para evitar el contacto de la piel con la medusa será una de las mejores medidas de prevención. Así, las cremas solares, la vellosidad y la superficie cubierta por el bañador, son medidas preventivas excelentes. Una traje completo de neopreno evitaría con seguridad este tipo de accidentes. 

 

Hablar de medusas en estos días de tanto calor no pretende que recordemos picaduras pasadas si las hemos tenido y ni mucho menos que entremos en la playa mirando a un lado y a otro con temor. Si tenemos la suerte de vivir cerca del mar y disfrutar de un baño en este sofocante inicio de verano es un placer al que no debemos renunciar. Se trata sólo de recordar qué podemos hacer para prevenir y qué medidas son las adecuadas si se produce.

Las medusas son en su mayoría organismos marinos, aunque hay algunas especies de agua dulce. En determinados periodos del año, especialmente en primavera y verano, las medusas son arrastradas hacia la costa. En las costas españolas pueden encontrarse cuatro especies de medusas; las medusas más comunes son la Pelagia noctiluca (fig.1), Chrysaora hysoscella, Rhizostoma pulmo y Cotylorhiza tuberculata.

Una de las principales características de las medusas es que poseen unas células urticantes conocidas con el nombre de cnidocistos o nematocistos, que alcanzan su máxima concentración en los tentáculos. Se disparan por simple contacto o por cambios de presión o temperatura (la temperatura corporal normal de los humanos es suficiente para generar un disparo). Los accidentes se producen con mayor frecuencia al contactar accidentalmente con ellas durante el baño en el mar, a pesar de que el contacto se suele producir con medusas ya muertas o con restos de ellas. Después de un temporal, pueden quedar varadas sobre la playa y producir sintomatología al ser pisadas o tocadas con las manos o pies.

Manifestaciones clínicas El contacto con los tentáculos de las medusas causa lesiones cutáneas y, excepcionalmente, manifestaciones sistémicas. La primera sensación en el momento de la picada es muy similar al dolor causado por la quemadura de un cigarrillo. En una segunda fase, las erupciones pueden ser persistentes o recurrentes (semanas o incluso meses) y causar una sintomatología general con calambres, náuseas o vómitos. La evolución normal y espontánea es hacia la remisión de la afectación cutánea en pocos días, aunque en algunas personas el dolor persiste durante semanas. 

Las primeras reacciones al veneno son más tóxicas que alérgicas, ya que el dolor ocurre inmediatamente después de la incidencia. Cuanto más rápido pasa el veneno a la sangre, más rápida es la aparición de los síntomas sistémicos. Las reacciones tardías son de tipo inmunológico. La respuesta anafiláctica es más probable en caso de repetirse el accidente y es más intensa cuanto más próxima ha sido la primera picada (en el mismo verano).

Tratamiento

Una vez se ha producido la picadura, las medidas a tomar son, por este orden, las siguientes: 

• Procurar no rascarse ni frotar sobre la zona en la que se nota el resquemor o el dolor intenso;
Enjuagar el área con agua de mar.  El agua dulce podría empeorar. Evitar refregar el área, que también podría empeorar la situación.
Al haber tantos tipos de aguijones de medusa, es de gran ayuda empapar el área de la piel con vinagre entre 15 y 30 minutos. 
Salir del agua y procurar apartar de la piel los restos de tentáculos si son visibles, a ser posible con guantes o pinzas. 
Usar una tarjeta de crédito para raspar y sacar los aguijones que aún quedan en la piel. Si cuenta con ellas, colocar crema de afeitar o una pasta de agua de mar y bicarbonato de sodio en el área. Luego raspar para sacarlos (como afeitando). 
Consultar con el médico. El uso de determinadas cremas o analgésicos puede ayudar a mejorar. 

Se debe llamar a una ambulancia de inmediato si la persona que fue picada:
Tiene problemas para respirar o tragar;
Tiene la lengua o los labios hinchados o le ha cambiado la voz;
Tiene un dolor fuerte o en general no se siente bien;
Tiene aguijones en gran parte del cuerpo;
Fue picada en los ojos o en la boca. 

Prevención
Cualquier tipo de barrera natural para evitar el contacto de la piel con la medusa será una de las mejores medidas de prevención. Así, las cremas solares, la vellosidad y la superficie cubierta por el bañador, son medidas preventivas excelentes. Una traje completo de neopreno evitaría con seguridad este tipo de accidentes. 

Por la Dra. Filomena Pagone

Publicado en Salud infantil.

4 comentarios en "Picaduras de medusas: manifestaciones, tratamiento y prevención"

Usuario anónimo

tengo la pura cara e' cuica dijo:

te estoy agarrando pal leceo cabroo !

Usuario anónimo

sofia chunga dijo:

las medusas pican

Usuario anónimo

mariana marino dijo:

muy entretenidas

Usuario anónimo

isabel dijo:

Me Interesaría saber si luego de 2 meses me puedo vacunar ,por la picadura de una meduza.
Me he sentido mareada y con calambres el lado derecho del cuerpo

Mi correo electronico es ***@***.***

Deja tu comentario

Para participar en la Revista de paraBebés es necesario identificarte como usuario o bien registrarte y validar tu cuenta en paraBebés.

Artículos destacados

Mapa web

paraBebés Grupo Intercom Enisa

Sobre paraBebés