Los problemas mas frecuentes en los genitales del bebe
  • Compartir en:

Los problemas más frecuentes en los genitales del bebé

Problemas con los genitales del bebé varón

Cuando se habla de los genitales del bebé varón, la primera impresión no cuenta mucho ya que normalmente estos se encuentran inflamados. De hecho, al nacer, los bebés tienen fluidos que irán expulsando poco a poco durante los días siguientes, fundamentalmente a través de la orina y las heces. Estos fluidos se suelen acumular en zonas como la cara y los genitales, que disminuirán su tamaño con el paso de los días. Sin embargo, es importante que los padres se mantengan atentos para detectar el más mínimo problema en sus genitales y consultar al pediatra.

Las tres afectaciones más comunes en los genitales masculinos

  • Testículos que no han descendido. Como norma, ambos testículos se encuentran dentro del escroto, pero cuando los bebés están en el útero, sus testículos están dentro de su abdomen. Lo usual es que bajen al escroto antes del nacimiento, pero en algunos casos estos se demoran un poco más. De hecho, este “problema” es bastante común en los bebés, se estima que aproximadamente un 4% de los niños que nacen a término tienen al menos un testículo que no ha descendido.

Por lo general, este tomará su lugar durante los primeros meses de vida. No obstante, si a los tres o cuatro meses aún no ha descendido, deberías comentárselo al pediatra. El tratamiento dependerá del lugar donde se encuentre el testículo, en algunos casos se les suministra una hormona que hace que el testículo descienda por sí solo y en los casos más complicados se realiza una orquidopexia, una intervención quirúrgica muy sencilla que no suele tener complicaciones.

Es importante corregir este pequeño problema, porque si el testículo no desciende durante el primer año de vida, podría afectarse su fertilidad durante la edad adulta. Además, también se conoce que el riesgo de desarrollar un cáncer en el futuro es más elevado.

Los problemas más frecuentes en los genitales del bebé 1

  • Fimosis. Se trata de un problema en el cual, la parte superior de la piel que se desliza para cubrir el glande, es demasiado estrecha. Por tanto, el prepucio no logra deslizarse por el glande para descubrirlo. Este problema se ha asociado con dificultades durante la micción y un mayor riesgo a sufrir infecciones en el aparato urinario. 

No obstante, se debe aclarar que la retracción prepucial es difícil en el 95% de los recién nacidos y a los seis meses de vida solo el 20% de los prepucios son retráctiles. Al año de vida, esta cifra aumenta al 50% y ya para los tres años, el 90% de los niños ha solucionado el problema. Por eso, la fimosis se diagnostica entre los tres y los cuatro años y normalmente se procede a una intervención quirúrgica solo entre los cinco y seis años.

Sin embargo, si notas este problema en tu bebé, debes extremar las medidas de higiene y cuando limpies su prepucio, tira suavemente de la piel pero sin forzar demasiado. De esta forma es probable que el problema se resuelva por sí solo. Obviamente, si notas que tiene problemas para orinar, deberías consultar a un pediatra.

  • Hidrocele. Los niños tienen un conducto peritoneo inguinal, una abertura que normalmente permanece abierta mientras el bebé está en el útero pero se cierra al nacer. Cuando esto no sucede, se produce una acumulación de líquido alrededor de las membranas que rodean los testículos. Se trata de un problema bastante frecuente, que afecta al 40% de los bebés recién nacidos, pero en la mayoría de los casos se soluciona de manera espontánea durante el primer año de vida pues el conducto se cierra y el líquido desaparece.

En algunos niños, la abertura del conducto es demasiado grande por lo que una parte del líquido se puede transferir al intestino causando una hernia inguinal. Podrás reconocerla porque se trata de un bulto en la ingle que suele notarse solo cuando el niño llora o ríe. En estos casos, se suele recomendar una intervención quirúrgica para evitar futuras complicaciones.

Publicado en Salud infantil.

Deja tu comentario

Todavía no hay comentarios, sé el primero en comentar!

Para participar en la Revista de paraBebés es necesario identificarte como usuario o bien registrarte y validar tu cuenta en paraBebés.

Artículos destacados

Mapa web

paraBebés Grupo Intercom Enisa

Sobre paraBebés