Listeriosis: ¿Por que es peligrosa durante el embarazo?
  • Compartir en:

Listeriosis: ¿Por qué es peligrosa durante el embarazo?

La listeriosis durante el embarazo

La listeriosis es una enfermedad infecciosa que se contrae al comer alimentos contaminados con la bacteria listeria monocytogenes. Esta bacteria suele alojarse en cualquier tipo de alimento, lo mismo en frutas y vegetales que en carnes y mariscos por lo que el riesgo de contagiarse es elevado si no se toman las medidas de prevención adecuadas. De hecho, especialistas del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos apuntan que tan solo en ese país cerca de 25.000 personas se contagian cada año y señalan además que aproximadamente un tercio de ellas son mujeres embarazadas.

 Listeriosis: ¿Por qué es peligrosa durante el embarazo? 1

Listeriosis

Por lo general, la listeriosis no es una enfermedad peligrosa pero cuando se trata de recién nacidos o embarazadas las cosas pueden complicarse porque sus sistemas inmunológicos no son lo suficientemente fuertes como para enfrentar y vencer a la bacteria. En estos casos la listeria puede ocasionar meningitis, infecciones sanguíneas y otras complicaciones serias que incluso pueden llegar a ser mortales. Por eso, se recomienda que las gestantes se mantengan atentas a cualquier signo que indique que han podido contraer la infección.

Los principales signos de alarma

Si experimentas fuertes dolores musculares, fiebre, escalofríos, molestias en la espalda o diarreas, dolor abdominal y de cabeza, es conveniente que acudas al médico porque podrías tener listeriosis. En este caso lo más habitual es que te indiquen un examen de sangre para comprobar el diagnóstico. Aunque algunas veces la listeria puede pasar desapercibida ya que sus síntomas no son intensos o se confunden con los de un resfriado común.

Vale aclarar que casi siempre los signos gastrointestinales surgen durante las 48 horas después de haberse infectado. El resto de los síntomas tarda un poco más en aparecer, entre 2 y 6 semanas. Por esta razón, si sospechas que tienes listeria, deberás esperar al menos una semana antes de hacerte los análisis para confirmar el diagnóstico.

Las consecuencias de la listeria para la madre y su bebé

Lo más probable es que si padeces de listeriosis, esta no afecte gravemente tu salud, a no ser que padezcas de algún problema precedente que haya debilitado tu sistema inmune. Sin embargo, tu bebé queda más expuesto y si la enfermedad no se trata rápidamente, puede generar diferentes complicaciones.

La listeria primero afecta la placenta y el líquido amniótico, hasta llegar al bebé. En el peor de los casos puede provocar un aborto espontáneo o la muerte fetal. Entre las enfermedades más frecuentes asociadas a la listeria en los recién nacidos se encuentran: las dificultades para respirar, las infecciones sanguíneas, las úlceras cutáneas, la fiebre y las infecciones del sistema nervioso central o de otros órganos.

No obstante, es importante mantener la calma y no alarmarse ya que el número de bebés que sobreviven a estos problemas es elevado, siempre y cuando se les trate rápidamente. Lo más probable es que te den antibióticos por vía intravenosa y así protegerán a tu bebé. Además, te harán ecografías para verificar que todo marcha según lo previsto.

¿Qué precauciones debes tomar?

  1. Cocina bien las carnes, pescados y aves, preferentemente a una temperatura de 82 ˚C.
  2. Evita comer embutidos frescos si no los has cocinado previamente.
  3. Vuelve a calentar los alimentos cocidos que tengas en el refrigerador cuando vayas a consumirlos pues la listeria puede sobrevivir y reproducirse a bajas temperaturas.
  4. No comas ensaladas preparadas de más de 2 horas si no estás convencida de que ha sido cocinada de manera segura.
  5. Evita consumir la leche y sus derivados sin pasteurizar, es decir, sin procesar.
  6. Lava bien las frutas y vegetales antes de comerlos y si es posible, quítales la piel.
  7. Ten cuidado de no contaminar los alimentos que ya están listos para comer, lo cual suele suceder cuando utilizas cucharas o superficies que han estado en contacto con alimentos crudos o sin lavar.
Publicado en Embarazo.

Deja tu comentario

Todavía no hay comentarios, sé el primero en comentar!

Para participar en la Revista de paraBebés es necesario identificarte como usuario o bien registrarte y validar tu cuenta en paraBebés.

Artículos destacados

Mapa web

paraBebés Grupo Intercom Enisa

Sobre paraBebés