Lengua blanca en los niños: ¿Cuales son sus causas?
  • Compartir en:

Lengua blanca en los niños: ¿Cuáles son sus causas?

¿Por qué el niño tiene la lengua blanca?

La lengua es una de esas partes del cuerpo a la que no solemos prestarle mucha atención. Sin embargo, desempeña una importante función en el organismo ya que además de mantener hidratada la boca, participa en la deglución de los alimentos y es la base de la degustación y el lenguaje. Además, también es un fiel indicador del estado de salud general.

Lengua blanca en los niños: ¿Cuáles son sus causas? 1
Lengua blanca en los niños: ¿Cuáles son sus causas?

En los niños, la lengua siempre debe estar húmeda, de color rosa y con una textura casi lisa. Sin embargo, hay ocasiones en las que la lengua adquiere un color blanquecino, casi siempre acompañado de una mayor rugosidad. De hecho, se trata de un problema bastante común en la infancia que puede estar determinado por múltiples causas.

¿Por qué el niño tiene la lengua blanca?

Tener la lengua blanca puede deberse a muchísimos factores, desde una higiene bucal inadecuada o una mala alimentación hasta problemas de salud más serios. He aquí las principales causas de la lengua blanca en los niños:

  1. Higiene bucal inadecuada. Una higiene bucal o lingual inadecuada puede provocar la aparición de la saburra lingual, una capa blanquecina que aparece en el dorso de la lengua debido a la acumulación de bacterias y a la descamación de la capa lingual superior. En estos casos, la coloración blanquecina de la lengua suele acompañarse de halitosis, que se vuelve más intensa cuando el pequeño pasa varias horas sin comer.
     
  2. Amigdalitis crónica. La lengua de color blanquecino es uno de los síntomas típicos de la amigdalitis o infección de las amígdalas. De hecho, en la mayoría de los casos también puede observarse una capa blanquecina que cubre las paredes de la garganta y que se debe a la proliferación del virus que provoca la enfermedad. Una vez que la amigdalitis desaparece, la lengua suele recuperar su color habitual.
     
  3. Candidiasis oral. Se trata de una infección causada por el candida albicans, un tipo de hongo que habita y se desarrolla en la boca. La infección suele afectar sobre todo a los bebés y se reconoce fácilmente ya que provoca parches blancos sobre las encías y la lengua. Los niños que han estado sometidos a tratamientos con fármacos depresores del sistema inmunitario como los antibióticos, también son más propensos a desarrollar este problema.
     
  4. Mala alimentación. Una alimentación rica en azúcares o grasas saturadas, que pueden encontrarse en la mayoría de los embutidos, los alimentos fritos, la bollería industrial y los dulces, también puede provocar que la lengua adquiera una tonalidad blanquecina. Los alimentos con azúcar pueden causar además caries en los dientes.
     
  5. Respiración inadecuada. Los niños que tienden a respirar por la boca, en vez de por la nariz, suele tener la lengua con una coloración blanquecina. Esto se debe a la pérdida de humedad bucal y la sequedad en la boca, que provocan a su vez la descamación de las capas más superficiales de la lengua. Cuando el niño logra respirar por la nariz, la lengua vuelve a adquirir su color normal.
     
  6. Trastornos estomacales. La lengua blanca y rugosa es uno de los primeros síntomas de problemas estomacales. Puede deberse a un trastorno de digestión lenta, a una gastritis crónica o a una mala digestión temporal. En la mayoría de los casos este síntoma se acompaña de náuseas, vómitos, diarreas, inapetencia y debilidad.
     
  7. Problemas hepáticos. La coloración amarillenta de las mucosas es un síntoma típico de los casos de trastornos hepáticos, en los que no se logra depurar adecuadamente las toxinas. Sin embargo, no siempre ocurre así. Hay ocasiones en que las alteraciones del hígado provocan una decoloración de las mucosas y hacen que la lengua adquiera un color blanquecino.

Vale aclarar que si notas que tu hijo tiene la lengua más blanca de lo habitual, no debes preocuparte. No obstante, mantente alerta y si esa coloración permanece durante algunas semanas, pide cita con el pediatra para encontrar y tratar la causa que la provoca. 

Publicado en Salud infantil.

Deja tu comentario

Todavía no hay comentarios, sé el primero en comentar!

Para participar en la Revista de paraBebés es necesario identificarte como usuario o bien registrarte y validar tu cuenta en paraBebés.

Artículos destacados

Mapa web

paraBebés Grupo Intercom Enisa

Sobre paraBebés