Las emociones y el desarrollo social del niño de 24 meses
  • Compartir en:

Las emociones y el desarrollo social del niño de 24 meses

El carácter del niño a los 24 meses

El niño de dos años ya no es un bebé, ahora ha aumentado la conciencia de que es una personita independiente de las demás y por eso desea cierta autonomía. Cuando no la logra, suele enfadarse y tener una rabieta. Los padres tendrán que tener mucha paciencia, porque también comienzan a aparecer los comportamientos desafiantes. El niño no lo hace con el objetivo de molestaros, sino simplemente porque está probando fuerzas y quiere ver hasta dónde le permiten llegar. Te asombrará descubrir que normalmente se guarda estas conductas para los padres y se comporta bien con sus cuidadores.

Obviamente, también hay logros muy positivos, como el hecho de que el niño comienza a interesarse y hablar con sus coetáneos. Aunque aún preferirá jugar con los adultos, ya se relacionará mucho mejor con los niños de su edad e incluso intentará hablarles.

Se trata de un gran paso que debes estimular, ya sea buscando juegos divertidos o mostrándole que apruebas su comportamiento. Eso sí, no esperes que todo sea color de rosa, es un pequeño paso hacia la cooperación, es probable que al niño aún no le guste prestar sus juguetes y se enfadará si intentas quitárselos. Será mejor que no lo hagas, porque así no crearás un precedente negativo. Además, siempre deberás estar atenta a sus juegos, porque los niños podrían hacerse daño, ya que aún no comprenden las consecuencias que tienen sus actos.

Las emociones y el desarrollo social del niño de 24 meses 1

En relación con los adultos, en este momento han pasado a ser sus principales modelos y disfruta muchísimo imitando sus comportamientos y gestos. Por tanto, a partir de ahora debéis andar con pies de plomo porque el niño está grabando todas vuestras reacciones e intentará copiarlas. ¡Ha llegado la hora de dar un buen ejemplo!

El salto hacia las emociones más complejas

Un cambio muy tierno que suele apreciarse en esta etapa consiste en que algunos niños ya son capaces de captar la tristeza o la alegría de los adultos y se comportan de manera más apagada o vivaz. No obstante, vale aclarar que aún no comprenden por qué ya que, por el momento, no son capaces de ponerse en el lugar del otro, pero sí pueden percibir sus emociones e intentan imitarlas.

Muchos niños también empiezan a mostrar una pizca de orgullo cuando reciben un elogio y muestran cierta timidez ante las personas que no conocen. Lo usual es que expresen sus sentimientos sin matices y en ocasiones puede desconcertar a los padres pues pueden pasar de una inmensa alegría a una tristeza profunda. Ten un poco de paciencia, ya aprenderá a controlar sus explosiones emocionales.

 

Otros artículos que te pueden interesar:

El desarrollo de tu bebé a los 24 meses

Claves para entender el comportamiento del niño de 24 meses

El lenguaje del niño de 24 meses

El desarrollo motor del niño de 24 meses

Publicado en Bebés.

Deja tu comentario

Todavía no hay comentarios, sé el primero en comentar!

Para participar en la Revista de paraBebés es necesario identificarte como usuario o bien registrarte y validar tu cuenta en paraBebés.

Artículos destacados

Mapa web

paraBebés Grupo Intercom Enisa

Sobre paraBebés