Cómo tratar la dermatitis atópica en bebés y niños

La dermatitis atópica en niñosLa dermatitis atópica en niños

El eczema atópico, conocido como dermatitis atópica, es una enfermedad de la piel que ha ido en aumento entre la población española. La dermatitis atópica en niños es una de las afecciones más frecuentes entre los más pequeños. Su diagnóstico a tiempo es indispensable para paliar las consecuencias.

Según la Asociación de Familiares y Pacientes de Dermatitis Atópica, actualmente un 10% de la población española adulta padece de esta enfermedad. Los casos de dermatitis atópica en bebés y niños es de la misma proporción.

La forma más evidente de detectar esta enfermedad es la picazón. Los niños con dermatitis se rascan compulsivamente, especialmente cuando están desnudos e incluso cuando están dormidos. Es frecuente también que el niño presente arañazos o heridas producto del rascado. El picor puede derivar en la irritabilidad del niño o bebé. 

La dermatitis atópica en el caso de los menores suele comenzar en los primeros meses de vida, ya que se trata del período en que el sistema inmune y la piel son más inmaduros. Ciertas zonas, como los codos, las rodillas y el cuello, son más propensas a presentar esta enfermedad. Puede desaparecer entre los 7 y 8 años de edad o presentarse en personas adultas.

La sequedad de la piel es otra característica habitual de la dermatitis atópica y funciona como círculo vicioso: la sequedad aumenta la debilidad de la piel y fomenta la dermatitis al tiempo que ésta deja la piel más vulnerable a la sequedad.

Otros de los síntomas que puede presentar el niño son el enrojecimiento y la aparición de ampollas que supuran y forman costras. Es una enfermedad que tiene brotes, de modo que tanto las zonas afectadas como la intensidad de los síntomas suelen variar frecuentemente.

Los orígenes de esta enfermedad son generalmente genéticos, existiendo condiciones ambientales que pueden aumentar las posibilidades de contraerla. En el caso de los adultos, la higiene excesiva, la contaminación y el tabaco son los principales causantes de esta enfermedad. 

El tratamiento a seguir en caso de dermatitis atópica en niños deberá indicarlo el médico para poder descartar otros tipos de afecciones con síntomas similares. De todos modos, existen consejos de fácil aplicación que ayudarán al pequeño. Por ejemplo, evitar que el niño se rasque, cortarle las uñas o incluso colocarle guantes suaves pueden ayudarlo si se rasca mientras duerme. Mantener la piel humectada con cremas hipoalerigénicas, sin fragancia ni sustancias químicas para ayudar a evitar la aparición de piel seca.

El régimen alimenticio también podrá ayudar a combatir los síntomas de esta afección cutánea. Los condimentos fuertes y los picantes deben evitarse. En lo que refiere al hogar convendrá quitar alfombras, almohadas de pluma y otros objetos que acumulen polvo.

Los cambios de temperatura repentinos favorecen la aparición de brotes de dermatitis atópica. Los baños en agua tibia son ideales para las personas con esta afección. Una vez finalizado el baño se recomienda que la piel se seque sin frotar, con una toalla suave.

Además de prestar atención a estas situaciones cotidianas hay que tener en cuenta que la dermatitis atópica también se intensifica ante cuadros de estrés.

0  1  2  3  4 
32 usuarios ya han dado su opinión y el 88% dice que es útil.
Publicado hace 2 años en Salud infantil.

Artículos destacados

Mapa web

Grupo Intercom

Mapa web

No volver a mostrar Cerrar X

Recibe cada semana información útil sobre tu embarazo.