Síntomas y tratamiento de la gastroenteritis en bebés y niños

Gastroenteritis en niños y bebésGastroenteritis en niños y bebés

La gastroenteritis es una inflamación de la mucosa estomacal (llamada gastritis) y de los intestinos (llamada enteritis). Debido a que ambos órganos se encuentran inflamados e irritados la dolencia se denomina gastroenteritis.

La gastroenteritis es provocada principalmente por una infección viral. La Asociación Española de Pediatría sostiene que el rotavirus es la causa principal de gastroenteritis aguda en niños de menos de 4 años de edad. Aunque no hay una época especial del año en que aparezca el virus, en otoño e invierno es cuando se presentan la mayor cantidad de casos.

Sin embargo, las comidas y bebidas también pueden causar gastroenteritis infantil en caso de que estén contaminadas con microbios. Algunos alimentos son más propensos a causar la enfermedad por causas alérgicas, como mariscos, huevos y cerdo.

Uno de los primeros síntomas que ayudan a detectar esta patología es la pérdida de apetito del niño, así como también las náuseas y diarrea. Así se detecta el comienzo de la enfermedad que luego seguirá avanzando y presentando más síntomas como vómitos, diarreas acuosas, dolores y fiebre. Estos síntomas se mantendrán durante dos o tres días.

Tratamiento de la gastroenteritis en bebés y niños

Lo ideal es que el niño haga reposo, no ingiera alimentos en las primeras 24 horas, y beba al menos dos litros de líquido sin azúcar, en pequeñas cantidades cada vez, como manera de prevenir la deshidratación. Sólo se deberá tomar agua o té. 

La hidratación es imprescindible. Para ello hay que atender a los signos de deshidratación como piel y boca secas, mucha sed, ausencia de lágrimas, ausencia de orina y ojos hundidos. En caso de observar que la gastroenteritis le provoca demasiada deshidratación deberá ser llevado al médico. 

En relación a la ingesta de alimentos, en caso de que se trate de un bebé en la etapa de lactancia, podrá ingerir leche a demanda sin problemas. En caso de que el niño tome biberón, entonces se deberá optar por una leche baja en lactosa como manera de proteger la flora intestinal. Entre los sólidos recomendados pasadas las primeras 24 horas, están las manzanas, el arroz blanco o las pechugas de pollo cocida.

No se debe forzar a un niño enfermo a comer alimentos sólidos. De hecho, muchos pediatras recomiendan que el niño no ingiera alimentos sólidos como forma de cortar más rápidamente los vómitos y la diarrea, ya que los gérmenes se eliminan por medio de las heces.

Prevención de la gastroenteritis en bebés y niños

Basta con inculcarles a los hijos la importancia de tener hábitos sencillos de higiene, tales como el lavado de manos antes de ingerir alimentos y después de ir al baño. Evitar los alimentos que provengan de lugares de dudosa higiene, tomar sólo agua potable, lavar siempre antes de comer las frutas y verduras, y conservar la limpieza de la casa evitando la presencia de moscas y bichos, y mantener la basura tapada.

0  1  2  3  4 
38 usuarios ya han dado su opinión y el 92% dice que es útil.
Publicado hace 3 años en Salud infantil.

Artículos destacados

Mapa web

Grupo Intercom

Mapa web

No volver a mostrar Cerrar X

Recibe cada semana información útil sobre tu embarazo.