El desarrollo social del niño de 30 meses
  • Compartir en:

El desarrollo social del niño de 30 meses

El niño de 30 meses y su relación con los demás

El niño ha avanzado mucho en estos últimos meses, ahora es capaz de hacerse comprender y entiende prácticamente todo lo que dicen. Sin embargo, es importante que continúes estimulando la comunicación. Cuando estés fuera y regreses a casa, pregúntale qué ha hecho y cómo le ha ido. A la misma vez, cuéntale cómo ha ido tu día. El objetivo es que le motives a entablar una conversación que vaya más allá de las simples preguntas y respuestas.

Puedes aprovechar esta oportunidad para enseñarle a esperar su turno. El hecho de que a esta edad los niños aún son muy egocéntricos y no son capaces de ponerse en el lugar del otro se convierte en la principal fuente de conflicto al relacionarse con sus coetáneos. A los pequeños les resulta difícil entender que deben esperar su turno para jugar o hablar, por eso es importante que le enseñes a ser paciente y respetuoso.

También es vital que le vayas enseñando a usar las palabras para expresar sus emociones. Debes dejarle claro que pegar o usar la fuerza no es un comportamiento aceptable. Una buena estrategia es irle poniendo nombre a sus emociones. Cuando le veas enfadado, irritado o triste, nombra sus sentimientos e intenta buscar la causa. Así estarás construyendo los primeros pilares de la inteligencia emocional, una competencia clave para alcanzar el éxito en la vida adulta.

El desarrollo social del niño de 30 meses 1 

Desarrollar la perseverancia

Nunca es demasiado temprano para potenciar la perseverancia, pero sin duda los 30 meses es el momento idóneo para sembrar las primeras semillas. Cuando los hijos tienen que enfrentarse a un problema, la primera reacción de los padres es ayudarles pero ten en cuenta que la adversidad y los errores también son buenos maestros de vida. Deja que el niño se esfuerce un poco más y que se equivoque.

Interviene solo cuando veas que está a punto de sentirse frustrado o de abandonar la tarea. En este punto, lo recomendable es que no soluciones el problema, sino que le des pequeñas pistas para que él mismo pueda encontrar la respuesta. Estas ayudas serán las que amplíen sus capacidades. Por ejemplo, si está armando un rompecabezas, en vez de colocar todas las piezas que faltan, coloca solo una o dos y anímale a que continúe él solo.

 

Otros artículos que te pueden interesar:

El desarrollo de tu bebé a los 30 meses

El desarrollo cognitivo del niño de 30 meses

Cuando el NO se impone: el niño de 30 meses

La regresión en el desarrollo del niño de 30 meses

Publicado en Bebés.

Deja tu comentario

Todavía no hay comentarios, sé el primero en comentar!

Para participar en la Revista de paraBebés es necesario identificarte como usuario o bien registrarte y validar tu cuenta en paraBebés.

Artículos destacados

Mapa web

paraBebés Grupo Intercom Enisa

Sobre paraBebés