La dislalia infantil
  • Compartir en:

La dislalia infantil

Cuando el habla se vuelve una incapacidad

La dislalia infantilLa dislalia infantil

Se denomina dislalia infantil a la incapacidad de un niño para hablar correctamente según lo esperable para su edad. Para reconocer este trastorno es imprescindible conocer cada etapa del desarrollo del niño.

La dislalia infantil es fácil de percibir si se atiende al crecimiento del niño, especialmente a las pronunciaciones equivocadas que pueda realizar.

La pronunciación de los sonidos del lenguaje es una habilidad que se adquiere progresivamente. El niño comienza por emitir sonidos como "m" o "p" y luego va mejorando su pronunciación y articulando sonidos más complejos que requieren la movilidad de otros músculos y la participación de órganos fonadores. 

La dislalia infantil se manifiesta con mayor notoriedad en la sustitución de una letra por otra ("t" por "c", en "tasa" en lugar de "casa"), o en la omisión de consonantes ("lápi" por "lápiz"). Estas alteraciones aparecen tanto al principio como en el medio o en el final de las palabras y se repite el trastorno tanto en la producción como en la repetición de sonidos que se le dan como modelo. 

Si bien estas cambios en la pronunciación ocurren en el proceso de desarrollo de todos los niños, cuando persisten entre los 3 y los 5 años pasan a considerarse como trastorno. 

Pese a ser el más frecuente de su tipo, sus secuelas suelen ser mayores de las esperadas pues existe la creencia errónea de que estas alteraciones en la pronunciación desaparecen con el tiempo sin ayuda de especialistas. 

Hay cuatro tipos de dislalia infantil. La dislalia evolutiva se considera dentro del desarrollo normal del niño que está adquiriendo el lenguaje y produce errores. La dislalia funcional, por su parte, no tiene una causa física u orgánica. El tipo de dislalia audiógena se presenta en niños con deficiencias auditivas. Por último, la dislalia orgánica puede encontrar su causa en los órganos del habla o en lesiones cerebrales. 

El diagnóstico y tratamiento a tiempo de este trastorno puede evitar otras secuelas en el niño, como la burla de los demás y otras actitudes que podrían causarle problemas de personalidad como baja autoestima e inseguridad, que también repercuten en su aprendizaje. 

Los tratamientos para la dislalia infantil variarán según la clase de trastorno, pero siempre requerirán la presencia de un especialista, salvo en el caso de la evolución normal del desarrollo articulatorio del niño. 

Generalmente el niño puede acceder a un tratamiento con un fonoaudiólogo que lo estimulará en la producción de sonidos, en la diferenciación de sonidos y le proporcionará ejercicios para lograr la coordinación de los movimientos articulatorios. Luego, los juegos le permitirán producir y articular sonidos más completos, como palabras y frases enteras. 

Además del tratamiento con especialistas es recomendable que la familia acompañe al hijo en las sesiones y lo estimule a pronunciar correctamente, sin ser objeto de burla ni de comparación con la articulación de otros niños. 

La importancia de la detección a tiempo de la dislalia en los niños es imprescindible si se desea evitar problemas en la educación y el relacionamiento familiar y comunitario

Publicado en Salud infantil.

Deja tu comentario

Todavía no hay comentarios, sé el primero en comentar!

Para participar en la Revista de paraBebés es necesario identificarte como usuario o bien registrarte y validar tu cuenta en paraBebés.

Artículos destacados

Mapa web

paraBebés Grupo Intercom Enisa

Sobre paraBebés