Diferencias entre el amor materno y el paterno
  • Compartir en:

Diferencias entre el amor materno y el paterno

Amor de madre y amor de padre

Hay quienes afirman que el amor de una madre es único. Sin embargo, ¿cuánto hay de cierto en esta creencia popular que se ha venido arrastrando a lo largo de las generaciones? ¿El amor materno es realmente tan diferente del paterno?

Diferencias entre el amor materno y el paterno 1

Aunque sean diferentes, el amor de una madre y un padre son igual de importantes

¿Qué caracteriza al amor materno?

El amor materno está condicionado, esencialmente, por el instinto natural que posee la mujer y que se activa durante el embarazo a través de los cambios hormonales que se activan en su organismo. Además, el hecho de llevar al bebé durante nueve meses también contribuye a crear una conexión especial. De hecho, cuando el pequeño nace ya es capaz de reconocer la voz de su madre y esta ejerce un poder tranquilizante.

Por eso, el amor materno tradicionalmente ha estado dirigido a:

- Satisfacer las necesidades básicas del niño y fortalecer su confianza.

- Crear un clima de tranquilidad, apoyo y comprensión que fomenta su desarrollo emocional.

- Proteger incondicionalmente al niño y potenciar el sentimiento de seguridad.

¿Qué caracteriza al amor paterno?

Por otra parte, el amor paterno suele ser mucho más racional y lógico, revistiéndose de un carácter orientador. Esto se debe al hecho de que muchos padres asumen un rol más pasivo y a menudo se involucran menos en el cuidado del bebé por lo que encarnan un papel que está más vinculado al sostén.

Por eso, el amor paterno suele:

- Centrarse en la autoridad y hacer cumplir las reglas, lo cual favorece el desarrollo moral y ético del niño.

- Favorecer la independencia personal y emocional del niño fomentando su autonomía.

- Estimular las habilidades del pequeño y ponerlas a prueba para que puedan fortalecerse.

¿Cuáles son las causas de las diferencias?

Una investigación realizada recientemente en la Universidad de Bar-IIan, en Israel, descubrió que cuando las madres se relacionan con sus hijos se produce una activación de la amígdala, una zona encargada del manejo emocional. En los padres se activaba más el surco temporal superior, un área relacionada con la socialización. Esto significa que al relacionarse con sus hijos, las mujeres tienden a ser más emocionales y los hombres más racionales y empáticos.

No obstante, en este estudio también se apreció que cuando los padres asumían el rol de cuidadores principales, su cerebro respondía como el de las madres, es decir, se producía una activación intensa de la amígdala.

Estos resultados nos indican que los padres pueden ser tan afectuosos y protectores como las madres. De hecho, las diferencias entre el amor materno y paterno vienen dadas, fundamentalmente, por los roles que hombres y mujeres han desempeñado a lo largo de los siglos. Mientras los hombres asumían el papel de sostenedores económicos del hogar, las mujeres se encargaban del manejo de la casa y la crianza de los niños. Estos papeles han hecho que la manera de relacionarse con los hijos también sea diversa.

Sin embargo, a raíz de los cambios que ha vivido la sociedad en las últimas décadas, los roles del padre y la madre cada vez son más similares por lo que las diferencias en la manera de expresar el amor hacia los hijos también se han ido limando.

Un equilibrio perfecto

El hecho de que los padres y las madres puedan expresar su amor de manera diferente no significa que este sea más o menos intenso. En realidad, todos expresamos nuestros sentimientos de manera diversa ya que depende en gran medida de las experiencias que hayamos tenido a lo largo de la vida y de la educación recibida.

 Además, tanto la forma paterna de expresar el amor como la materna son imprescindibles y se complementan a la perfección por lo que no es extraño que ante la ausencia de uno de los padres, los niños queden más expuestos a desarrollar problemas psicológicos como una baja autoestima, comportamientos agresivos o la falta de habilidades sociales.

Publicado en Rol del padre.

Deja tu comentario

Todavía no hay comentarios, sé el primero en comentar!

Para participar en la Revista de paraBebés es necesario identificarte como usuario o bien registrarte y validar tu cuenta en paraBebés.

Artículos destacados

Mapa web

paraBebés Grupo Intercom Enisa

Sobre paraBebés