Como curar heridas en niños
  • Compartir en:

Cómo curar heridas en niños

Cómo actuar cuando un niño tiene una herida

 

Es completamente normal que los niños sufran caídas y golpes a lo largo de su día a día, muchas veces estos pequeños accidentes pueden causar heridas y rozaduras. Esto sucede porque los niños cuando son pequeños actúan sin tener en cuenta los peligros que hay a su alrededor, por este motivo es conveniente tener al alcance productos desinfectantes y apósitos para poder atender las necesidades del niño cuando ha sufrido este tipo de lesiones leves.

Cómo curar heridas en niños 1

Los pasos a seguir para llevar a cabo la curación óptima de una herida leve son los siguientes:

  1. Tranquilidad. Cuando el niño acuda a ti llorando porque tiene una herida que le duele, muéstrate tranquilo y enséñale que tienes la situación bajo control contándole lo que harás a continuación.
  2. Desinfectar la herida. El siguiente paso es lavar la herida para reducir el riesgo de infección, dependiendo en la zona del cuerpo que se encuentre será más conveniente aplicar un antiséptico, agua oxigenada, por ejemplo.
  3. Ayudar la herida a sanar. Si la herida se encuentra en una zona de fricción para el niño lo más posible es que le duela, en ese caso la mejor solución será cubrirla con un apósito para mantenerla limpia y que no le duela. Si por lo contrario la herida se encuentra en una zona más superficial, la forma más rápida de curarla es dejándola al aire libre.

Cuando la herida sangra

Cuando la herida está sangrando el procedimiento a seguir es diferente. Ante todo, deberás elevar la zona lesionada y hacer una ligera presión sobre ella usando gasas para cortar un poco la circulación. Lo usual es que en uno o dos minutos la hemorragia cese. En caso de que la herida continúe sangrando durante más de diez minutos, es recomendable que acudas a urgencias, siempre comprimiendo la herida para intentar que el niño pierda la menor cantidad de sangre posible.

Una vez que hayas controlado la sangre, tendrás que lavar la zona con agua y jabón. Se recomienda que enjuagues con agua fría ya que así ayudas a contener el sangrado. Recuerda que si la herida es profunda, se requerirán algunos puntos de sutura y tendrás que acudir al médico. Además, si se trata de un pinchazo profundo, puede haber una lesión interna aunque a primera vista no lo parezca así que siempre es recomendable que lo valore un doctor.

Los principales signos de alarma

Ante una herida profunda, es importante que te mantengas atenta a su evolución. Si notas enrojecimiento, hinchazón, un aumento de temperatura en la zona y la aparición de pus, es probable que esté en curso una infección.

Por otra parte, si hay hemorragia, tendrás que vigilar el color de la piel ya que cuando esta adquiere un tono azulado es porque hay cianosis, lo cual indica que la pérdida de sangre ha sido considerable. Otros signos de alarma son: la sensación de sed, los labios resecos y los mareos. 

Publicado en Salud infantil.

Deja tu comentario

Todavía no hay comentarios, sé el primero en comentar!

Para participar en la Revista de paraBebés es necesario identificarte como usuario o bien registrarte y validar tu cuenta en paraBebés.

Artículos destacados

Mapa web

paraBebés Grupo Intercom Enisa

Sobre paraBebés