¿Como ayudar a los niños a lidiar con la muerte y el duelo?
  • Compartir en:

¿Cómo ayudar a los niños a lidiar con la muerte y el duelo?

5 consejos para ayudar a tu hijo a superar el duelo

Afrontar la muerte de un ser querido nunca es fácil, sobre todo cuando se trata de los niños. Para ellos suele ser particularmente difícil ya que no tienen la suficiente madurez para comprender lo que ha sucedido ni tampoco cuentan con las herramientas psicológicas necesarias.

Además, para la mayoría de los niños la muerte de alguien cercano no representa solo una pérdida física sino que también implica un cambio en su concepción del mundo. A partir de ese momento se dan cuenta de que las personas que quieren no siempre estarán a su lado y eso les asusta y les hace sentir inseguros. De hecho, es probable que tras la muerte de un ser querido los pequeños cambien su manera de comportarse, es la forma que tienen de expresar su tristeza y dolor.

¿Cómo ayudar a los niños a lidiar con la muerte y el duelo? 1
¿Cómo ayudar a los niños a lidiar con la muerte y el duelo?

En algunos casos los pequeños pueden aislarse, dejar de comer, jugar menos e incluso perder el interés por las actividades que antes le gustaban. En otras ocasiones pueden volverse rebeldes y desafiantes o incluso mostrarse extremadamente ansiosos. Sin embargo, hay veces que los signos de dolor se camuflan y pasan desapercibidos, como cuando disminuye su rendimiento académico, pasan cada vez menos tiempo con los amigos o se vuelven más retraídos.

En cualquier caso, es importante que los padres estén al lado de sus hijos para ayudarles a superar su pérdida, explicarles lo que ha sucedido y las implicaciones que tendrá en su vida. Obviamente, no será una tarea fácil ya que los padres también están atravesando su propio duelo, por eso te ofrecemos algunas recomendaciones que te facilitarán este trance.

5 consejos para ayudar a tu hijo a superar el duelo por la muerte de alguien cercano

1.  Sé honesto y cuéntale la verdad. Ocultarle información o contarle una historia fantasiosa sobre la persona que ha muerto solo confundirá más al pequeño y le hará formarse una idea equivocada sobre la muerte. Lo más conveniente es que le expliques de forma muy simple y directa por qué ha muerto la persona y qué significa eso. Puedes decirle que estaba enferma, era mayor o tuvo un accidente, y que eso hizo que su cuerpo dejara de funcionar, por lo que ya no estará más junto a vosotros.

2.  Incítalo a que haga preguntas. Ante este tipo de acontecimiento es normal que el niño tenga muchas dudas, por lo que evitar el tema no hará sino empeorar esa sensación de incertidumbre. La mejor forma de ayudarle a expresar sus sentimientos e ideas es incitándole a que hable al respecto y te pregunte todo lo que quiera saber. Es probable que no tengas todas las respuestas, pero es importante que crees un clima de confianza y apertura para que tu hijo sepa que puede hablar del tema contigo.

3.  Controla tus emociones, pero no las ocultes. Los niños prestan mucha atención a la reacción de los adultos ante situaciones en las que no saben cómo actuar, por tanto, si nota desesperación puede asustarse y sentirse confundido. Por eso es importante que mantengas bajo control tus emociones, sobre todo cuando estás frente a él. Sin embargo, tampoco se trata de ocultarlas porque igualmente percibirá que existe algo. Lo más conveniente es que le expliques cómo te sientes y le hables de tu tristeza, tranquilamente, ya que así también comprenderá mejor sus propios sentimientos.

4.  Permítele participar en las rutinas fúnebres. Muchos padres prefieren ahorrarles a sus hijos el sufrimiento de la ceremonia fúnebre porque piensan que es demasiado dramático para su edad. Sin embargo, si el niño no está demasiado impresionado, tampoco es favorable mantenerlos ajenos a todo lo que sucede ya que podría confundirse aún más. El hecho de que participe en la compra de las flores, te dé una mano a la hora de escoger una bonita fotografía para colocar en la ceremonia o te ayude a recoger las pertenencias puede ayudarle a comprender mejor la muerte y su carácter irreversible.

5.  Evita cambiar demasiado sus rutinas. Los primeros días tras la muerte de un ser querido es muy difícil seguir la misma rutina, pero no permitas que estos cambios duren demasiado. Los niños necesitan estabilidad en sus actividades diarias, sobre todo cuando tienen que lidiar con situaciones difíciles como la pérdida de alguien cercano. Por eso, cambiar demasiado sus hábitos no hará sino confundirles y desorientarles.

Publicado en Niños.

Deja tu comentario

Todavía no hay comentarios, sé el primero en comentar!

Para participar en la Revista de paraBebés es necesario identificarte como usuario o bien registrarte y validar tu cuenta en paraBebés.

Artículos destacados

Mapa web

paraBebés Grupo Intercom Enisa

Sobre paraBebés