Qué es la fimosis y la circuncisión. Tratamiento y operación.

Circuncisión y fimosis en niñosCircuncisión y fimosis en niños

La fimosis es una condición que afecta al prepucio del pene, haciéndolo muy estrecho o poco elástico. La fimosis en niños puede generarles diversas molestias e inconvenientes, tanto de higiene como funcionales, por lo que debe ser consultada con un pediatra lo antes posible.

La fimosis en bebés y niños es parte del proceso de su primera infancia, y está ligada al desarrollo de los genitales. Esta condición se va eliminando sola a medida que el niño crece, desapareciendo normalmente alrededor de los tres años. Hasta entonces es importante atender la evolución del desprendimiento del prepucio y la exposición del glande, cuidando especialmente su higiene.

Llegado el caso de que esta normal trayectoria de la fimosis no se cumpla, y que aún después de cumplidos los tres años el pequeño posea dificultades para lograr una buena retracción del prepucio de su pene, deberá consultarse con su médico pediatra para que recomiende los pasos a seguir en pos de solucionar este padecimiento.

La fimosis en niños suele clasificarse en tres distintos tipos: la fimosis puntiforme, donde el orificio del prepucio es minúsculo; la fimosis cicatricial, donde la piel del prepucio aparece más gruesa o dura de lo normal; y la fimosis anular, que abarca todos los casos de dificultad de retracción del glande que no puedan clasificarse en las dos categorías anteriores.

En cualquiera de estos casos, si se registran repetidas infecciones en el pene por falta de higiene, o la fimosis llega a afectar las vías urinarias, se debe acudir al médico urgentemente.

Los tratamientos para esta patología son muy concretos, siendo la más rápida y utilizada la circuncisión del prepucio del pene. Esta práctica, muy común entre diversas religiones y culturas en todo el mundo, simplifica la higiene y no conlleva efecto adverso ninguno. Pero tampoco es la única forma de corregir una fimosis.

Debe considerarse que si la fimosis en bebés y niños fue percibida a tiempo y no debió tratarse de forma urgente, existen otros métodos para solucionarla. Los pediatras que detectan tempranamente un caso de fimosis suelen recetar alguna crema con corticoides tópicos, cuya aplicación durante dos o tres meses en la zona de adherencias entre el prepucio y el glande, sumada a suaves retracciones permite solucionar este padecimiento sin ninguna complicación. 

Si la aplicación de esta crema no presenta mejoría alguna ante los casos de fimosis en niños para los que fue aplicada, especialmente si el paciente tiene más de 3 años, se considerará que el tratamiento fracasó y entonces deberá recurrirse necesariamente a la intervención quirúrgica.

La operación habitual para tratar la fimosis en niños es una intervención mínima, de rápida recuperación, más allá de que se utiliza la anestesia general para realizarla y de que deben tomarse recaudos luego de ella, como lavar la herida con agua y jabón neutro, y colocar el pene hacia arriba en la ropa interior poniendo un apósito estéril con antiséptico para prevenir infecciones.

0  1  2  3  4 
9 usuarios ya han dado su opinión y el 89% dice que es útil.
Publicado hace 3 años en Salud infantil.

Artículos destacados

Mapa web

Grupo Intercom

Mapa web

No volver a mostrar Cerrar X

Recibe cada semana información útil sobre tu embarazo.